Cerrar

Cómo evitar el sobreendeudamiento

Lo ideal es no deber dinero a nadie y no tener presiones económicas, pero eso, en la mayoría de los casos es una utopía.

Busconómico S.L.

Busconómico S.L.

Publicado el miércoles, 28 de noviembre de 2018 a las 20:14

 

Ya sea a nivel particular, como emprendedor, manejando una empresa, o en nuestra gestión doméstica en muchas ocasiones es necesario solicitar préstamos y endeudarnos. En principio, eso no es malo, pero si los préstamos y las deudas se acumulan podemos convertir nuestro trabajo en una constante huida de los acreedores y vivir angustiado por los próximos pagos que no podremos atender. Es por eso que es importante saber cómo evitar el sobreendeudamiento. Desde el comparador de productos bancarios Busconómico nos aportan algunas ideas y consejos al respecto.

Conocer la situación de sobreendeudamiento

Lo primero es reconocer si estamos realmente en una situación de sobreendeudamiento. Hay varios puntos que se deben comprobar:

  • Lo primero, aunque más subjetivo, es valorar la sensación de que todos los esfuerzos que se hacen van destinados a pagar las deudas y las facturas que llegan sin que podamos destinar nada de nuestros recursos y nuestro trabajo a prosperar de verdad. No hay tiempo para planificaciones a medio y largo plazo y todo se centra en “apagar fuegos” en el plazo inmediato, realizando acciones que nos permiten salvar el problema financiero de ahora mismo, pero que suelen crear uno más grande para más adelante.

  • Así, es habitual tener varios créditos abiertos de diferentes tipos que se han ido solicitando para poder llegar a fin de mes. Hablamos de saldos en la tarjeta de crédito, préstamos personales de alto interés, deudas a familiares y amigos que no podemos satisfacer y/o asfixiantes líneas de crédito, sobre todo en el caso de pymes o pequeños negocios, cuyo importe no deja de subir.

  • A nivel particular, muchas veces es necesario solicitar créditos para compras y servicios básicos lo que evidencia claramente que hemos sobrepasado nuestro límite. El pago de las deudas y de los gastos no básicos no debería ser más del 40% de los ingresos.

Algunos errores que conducen al sobreendeudamiento

  • Llevanza contable. Si tenemos que remarcar uno de los errores más importantes diríamos que el hecho de no llevar un control de nuestra contabilidad, ya sea particular como la de nuestro negocio y empresa, va a propiciar situaciones de alto riesgo. Y esto es así porque si no conocemos realmente qué porcentajes representan cada uno de nuestros grupos de gastos sobre el total de los ingresos es muy fácil que demos pasos en falso que nos lleven al sobreendeudamiento. Es importante por tanto, llevar un control de nuestros gastos e ingresos, y si no somos capaces de llevarlo nosotros mismos habría que pensar en delegar esa tarea en alguien que sí pueda hacerlo.

  • Falta de estudio sobre los ingresos y los gastos. Como hemos dicho, el primer paso es saber qué porcentaje de los ingresos representan los principales grupos de gastos a los que nos enfrentamos. Así a nivel familiar podemos tomar como referencia que los gastos básicos deberían representar el 50% de los ingresos, destinándose un máximo del 40% al pago de deudas y otros gastos, y dejando el 10% restante para el ahorro. A nivel de negocio es importante saber en tu sector cuáles son los porcentajes promedios. Quizás la compra de la mercancía no pueda exceder del 40% de la facturación o el coste del personal no pueda exceder del 30% de la misma. El porcentaje destinado a la publicidad en los pequeños negocios tiene que ser reducido porque si no terminará bloqueando el flujo de caja y consumiendo todos los beneficios.

  • Decisiones precipitadas y sin reflexión. Ante una falta de liquidez y bajo una gran presión se pueden tomar decisiones desacertadas sin medir las consecuencias. Quizás ese préstamo personal sobrepasa con mucho tu capacidad para devolver el dinero y se convierta en unos meses en un verdadero problema. Dentro de este apartado estarían también los caprichos o los impulsos por avanzar en nuestro negocio a cualquier precio. Quizás ese préstamo para irse de vacaciones debería de replantearse y elegir otra opción más económica para nuestro descanso, o quizás no sea necesario un nuevo televisor panorámico para nuestro hogar.

  • Desconocimientos básicos de economía y fiscalidad. Normalmente no es necesario convertirse en un experto contable, pero si no tenemos unas nociones básicas sobre rentabilidad y gestión contable será muy difícil tomar decisiones correctas en ese sentido.

Acciones para salir de una situación de sobreendeudamiento

Con base sobre lo dicho anteriormente, están claras algunas de las acciones:

  • Haz un estudio de tu actual situación económica. Si no puedes llevar un programa de contabilidad básico siempre se puede realizar una lista con todas las deudas y una simulación de los pagos posibles hasta su cancelación.

  • Localiza el problema más grave y trata de solucionarlo en primer lugar. Quizás si tienes distintos préstamos personales y saldos en la tarjeta de crédito esa situación te esté costando en intereses un capital valiosísimo que es el que te impide salir de la situación.

  • Renegocia las deudas si es posible. Si al hacer el calendario de pagos ves que es inviable el pago de la totalidad de las deudas y que estas sólo van a seguir creciendo con el paso del tiempo, tienes la opción de renegociar las deudas. Se puede hablar con los proveedores y pactar nuevos aplazamientos, y también se podría ampliar el préstamo hipotecario, mucho más rentable a nivel de intereses para cancelar las otras deudas que resultan más corrosivas.

  • Mantén un estudio y una planificación realista de tu situación.

  • Busca nuevas fuentes de ingreso. Esto puede ser buscar nuevos clientes, o en su caso, un complemento a el trabajo actual, si es posible.

  • Reduce los gastos innecesarios. Algo evidente: Televisión de pago, Internet de alta velocidad, varios teléfonos móviles en la familia, coches de alta gama, etc. Sabiendo la situación real podremos determinar hasta dónde tendremos que sacrificar nuestros gastos no esenciales para poder salir adelante.

Estos sacrificios en el corto plazo pueden conducir, con una buena gestión, a una situación mucho más desahogada en el futuro que nos permita vivir más dignamente.

 

5
visitas hoy 8 · visitas total 497

Usuario: Busconomico

Empresa: Busconómico S.L.

Canal: Páginas naranja

Fecha publicación: 28/11/2018 20:14

Url: http://paginasnaranja.emprenemjunts.es/?op=8&n=17408

Comentarios

Usuario sin logear

Envía tu comentario

Debes iniciar sesión - Hoy 23:49

Título:

Comentario:

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.
Al continuar con la navegación consideramos que aceptas su uso y nuestra política de cookies.

Aceptar